Institucional

15 razones para confiar

20170804_161050-1

Estaba en el banco de suplentes sacando cuentas. Despejando la X, abriendo corchetes, separando en términos. Con una oreja acá y un ojo allá. Sufriendo con el partido de ese tal Jockey, un poco menos tenso con Alemán.

Uno me decía que con 8 goles alcanzaba, pero al toque un gol de esos cordobesitos reiniciaba todo. Entre tanta aritmética se me trabo el bocho(como en el winning eleven de la play 1, cuando de tanto jugar había que abrir y cerrar la disquetera para que siga el partido).

En un momento pensé que no, que no era posible. Que estos pibes vestidos de negro no podían hacerlo. Primero, porque los números eran irrisorios, casi imposibles. Segundo, porque a veces tengo miedo de no poder repetir lo de la última vez.

Y saco cuentas mientras le robo una manzana a la nutricionista y de vuelta coqueteo con la ilusión de que quizás si, en una de esas puede ser posible. Porque digo para mis adentros que faltan 15 goles, y hasta medio que me río. ¿Dónde se ha visto que un equipo meta 15 tantos en un torneo así?

Pero de repente entra uno, y otro y otro más. Y al cabo de cada gol estos pibes vestidos de alemanes van y buscan la bocha para volver a sacar del medio, en señal de que todavía falta más.

Y afuera hay otros alemanes de joggin que parecen robots. Uno de técnico, otro de profe, otro con una tablet para vaya a saber qué. Y en la tribuna otros tantos alemanes más, de civil, camuflados, que se escaparon del laburo un jueves a la mañana para ir a hacer el aguante.

Y de repente el partido esta 10 a 0, así como si nada, pero un alemán pelado con cronómetro me devuelve a la realidad con que faltan 5 más. Y para mi ya es una joda, porque ganar 15 a 0 ni en la play ni en el Monopoly. Mirá si en una Liga Nacional con equipos que se alojan en hoteles 5 estrellas. eso va a ser posible

Y cuando vuelvo a contar los goles ya van 15, y caigo en la cuenta de que si, de que otra vez estos 20 alemanes lo hicieron posible. Me voy a casa contento, medio hasta canchero, porque a la pasada le digo a uno de Vistalba que ganamos 15 a 0. Nada, una ganga. Sacala del ángulo. Y ese de Vistalba piensa que es una joda y yo pienso que en fondo se quiere morir.

Y antes de perderme por el portón de salida saludo a un alemán que toma mate y vuelvo a caer que en ésta son muchos más que 20: los alemanes que juegan, los de jogging, el de la tablet, los de civil, el del mate.

Llegó a casa y me enteró que fue todo al pedo. Los setenta mil goles, el esfuerzo y la mar en coche. Porque Jockey perdió y será rival en 4tos. Aunque pensandoló bien, los que en verdad deben estar preocupados son ellos, los cordobesitos, digo. Porque mañana van contra miles de alemanes, y a esta altura, a fuerza de ser sincero, no creo que aguanten. Ni ellos, ni ningunos. Hasta mañana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *