Hockey

¡Que Nicito hijos nuestros!

IMG-20151119-WA0000¡Apareció el Bicampeón! Alemán sacó a relucir toda su jerarquía para vencer 3 a 1 al clásico de toda la vida y meterse (una vez más) en la gran final. 

Acá está el campeón señores. Para los que se preguntaban que andaba pasando. Y apareció en la parada más brava. Ante Vistalba, los primos, que venían de ganar los dos últimos partidos (por Liga y hace unos días, en la última fecha del local). Y para sumar otro datito negativo, se empezó perdiendo desde el vestuario, por un gol de corto de Diego Leotta. Pero volvió el campeón. O el bicampeón. Con garra para pelear cada bocha como si fuera la última y con lucidez para generar peligro cuando se tuvo la posesión. Arrancando por Nico Sedano. O Nico Sereno, que tapa hasta lo que va afuera. Desde la solidez del arquero y esas fieras de apellido de guía que son Moyano-Pérez-García empezó a gestarse el triunfo. De atrás para adelante, como dice el manual de Bilardo. El medio fue impecable, con la experiencia de Fabri Lucentini y con el Sapo Coria, que un día va a terminar preso de tantas pelotas que roba. Con Gudi, que te juega de volante y aparece de 9 para meter el palo y clavar un gol de otro partido. Y con Carli Nicito, «El Ponzio de este Alemán». El Ponzio, el Pisculichi, el Sánchez y el que se te ocurra; otra vez el 17 poniéndose el equipo al hombro. Pidiendo siempre la bocha y haciendo jugar a todos. Y con los de arriba, los Coria, Tin y Kuajo; que aunque no la metan te obligan siempre. Y con Payueta, que te juega de volante, y te juega de central y te juega de líbero, y te juega hasta de arquero si hace falta. Con Feli Ponce, que te corre hasta el camarín, y de paso, llega al gol para liquidar la historia. Con el recambio de Borna y con el aliento del piberío que no tuvo minutos, pero que lo viven igual o peor que los que están adentro. Y hablando de sufrir: también lo gana por el aliento de Changa Valencia y Pipo Ponce, outs por lesión, que no paran de gritar desde afuera. Con ese director de orquesta que es Mariano Caicedo, que lo vive al borde del infarto, al lado de Inzirillo y el profe y Verderico. Y con el aliento de la Gloriosa Intermedia, de los padres, los amigos, los chicos de las demás categorías, las parejas y toda esta gran familia que es Alemán. Por todo eso ganó. Por todo eso y por el trabajo de todo un año, o de todo un proceso. Queda un pasito más, el próximo Sábado, ante Andino. Háganlo por todos los que no llegamos ¡Vamos Alemán, carajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *